top of page

Al Día Dallas: Boxeo y ciencias se unen en un gimnasio gratis para niños y adolescentes en Dallas

Updated: Sep 4, 2023

The LaB, fundado por la boricua Amanda Álvarez, es un gym sin fines de lucro que también funciona como laboratorio STEM

(By Maria Ramos Pacheco for Al Dia Dallas, published May 19, 2023)

To read this article on it's original page, visit the following link:


Niños y adolescentes practican boxeo en un concurrido centro comercial de East Dallas.

“Uno, dos; un-dos, golpe”, dice el instructor, mientras en el fondo se oyen risas y el parloteo en inglés y en español.


El salón retumba con música latina.


Es un día normal en LaBori Boxing Gym, que más adelante se convierte en un laboratorio STEM, donde los estudiantes, aún sudorosos, aprenden sobre las carreras que pueden seguir en ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas.

The LaB, como a Amanda Álvarez le gusta llamar al gimnasio que ella fundó, abrió en noviembre pasado con dos objetivos: ser un espacio donde los jóvenes crezcan en fuerza física y seguridad en sí mismos, y mostrarles las oportunidades profesionales que les esperan en las carreras STEM.


The LaB es un gimnasio de box sin fines de lucro que ofrece clases gratuitas a niños y adolescentes de 8 a 18 años de edad.


En un taller que se imparte una vez al mes, los niños aprenden sobre las disciplinas STEM, cómo solicitar admisión en las universidades, becas y oportunidades para el futuro.


“Uno solo conoce aquello a lo que está expuesto”, afirmó Álvarez, de 33 años, nacida y educada en Puerto Rico.


“Quiero darles las herramientas, algo así como vestirlos con el conocimiento que necesitan al comienzo de su carrera académica para que puedan empezar a pensar en esas decisiones de antemano”.


El gimnasio también ofrece clases de ejercicios a bajo costo para adultos.


Álvarez quería crear un lugar donde pudiera combinar las dos cosas que le apasionan: el box y la ciencia.


Tiene un doctorado en neurociencias, y actualmente trabaja como consultora en la industria farmacéutica.


Habiendo crecido en una cultura donde el box era muy apreciado, empezó a practicar ese deporte cuando tenía 18 años.


Por propia experiencia, cuando se abría paso en la educación superior, aprendió que los hispanos tienen menos probabilidades de ser expuestos a la ciencia o de hacer carrera en ese campo.


Los profesionales hispanos representan el 17% de los trabajadores de todas las ocupaciones, pero solo el 8% de todos los trabajadores en las disciplinas STEM, según el más reciente análisis de estadísticas federales por Pew Research Center.


Cuando Álvarez se instaló en Dallas en 2012, quería abrir un gimnasio, pero las estrellas no se alinearon hasta el verano de 2022, cuando consiguió un local de renta en East Dallas.


A hacer ejercicio

Ahora, The LaB, decorado con graffiti y frases como “Tú puedes” en las paredes, es como un segundo hogar para unos 30 chiquillos que acuden dos veces por semana a aprender los pormenores del boxeo.


Mantener ocupados a los niños, y especialmente a los adolescentes, en actividades sanas se ha vuelto cada vez más difícil con tantas distracciones que tienen enfrente, como el uso excesivo de los medios sociales y el consumo de alcohol y drogas.


Pero la clave para un programa exitoso es tener una relación de respeto mutuo, asegura el entrenador de boxeo Jonathan Hernández, de 32 años, quien nació y creció en East Dallas.


“Cuando les dices a los niños que tú también creciste aquí y pasaste por las mismas cosas que ellos están pasando en la escuela y en el barrio, te respetan y te ven como un ejemplo”, dijo Hernández.


Para algunos niños, LaBori es la primera oportunidad que tienen de acercarse al box.


“Yo pensé que el boxeo era un deporte solo para hombres, pero una amiga me invitó a venir a clases con ella”, comentó Maricruz Mendoza, de 13 años, quien ya lleva dos meses tomando clases.


A Mendoza, estudiante de la secundaria J. L. Long, le gusta que en LaBori puede mantenerse activa y dejar de usar su teléfono.


“Cuando estás en casa es difícil soltar el teléfono, pero aquí no es tan difícil”, dijo Mendoza.


Perspectivas de estudio

En un día reciente, los estudiantes dejaron a un lado los guantes y vendas después de una hora de pegarle al saco de boxeo para aprender acerca de becas y oportunidades en Dallas College.


“¿Saben qué es una beca? ¿Van a ser los primeros de su familia en ir a la universidad?”, les preguntó Jessica Padilla, especialista en orientación de la Escuela de Ciencias de la Salud de Dallas College.


En una mesa, unos 15 niños de todas las edades comían tacos, arroz y frijoles mientras escuchaban a Padilla explicarles qué tipo de carreras podían tomar con los cursos de Dallas College, qué es una beca, y lo que significa ser un estudiante universitario de primera generación.


Y constantemente los animaba a hacer preguntas.


Durante la presentación, los niños hablaban acerca de sus materias preferidas y qué querían ser cuando sean grandes.


“El objetivo es tener más sesiones como esta a medida que crezcamos y aliarnos con otras organizaciones”, dijo Álvarez.


“Esperamos poder ofrecer un campamento de verano completamente dedicado a las materias STEM donde los niños puedan meter más las manos”.


La fundadora del gimnasio tiene grandes planes para seguir creciendo y traer más estudiantes para que incursionen en el boxeo y en las disciplinas STEM.


“Estoy muy agradecida con este programa, donde mis niños están rodeados de gente positiva que puede ser una inspiración y un ejemplo para ellos”, dijo Nancy Soto, madre de dos estudiantes.


“El hecho de que el programa sea gratuito significa mucho para nuestra familia porque así no tenemos qué decidir a cuál niño inscribir en una actividad extraclase”.


LaBori también ofrece cursos para los padres que cuestan $10 por clase, y tiene otros paquetes con clases de apenas $6.


“Nosotros tratamos de reducir otras barreras aparte del costo. Somos como una gran familia”, dijo Álvarez.


“Si usted es mamá o papá y tiene a su niño con usted esa tarde, y todavía tiene ganas de hacer ejercicio, claro que los puede acompañar”.


Si bien por los niños no se cobra, si los padres quieren hacer alguna donación, pueden hacerlo.


Generalmente dejan bolsas de snacks, agua o jugos para que los niños puedan disfrutar de algo fresco después de clases, dijo Álvarez.


Hay guantes y vendas para los niños, así que los padres no tienen que comprar equipo.

Alex Corral, de 17 años, estudiante sophomore de la preparatoria Bryan Adams, dice que LaBori le ayuda a mantenerse motivado y concentrado en su meta de entrar a la universidad el año que viene.


“Me gusta venir aquí a aprender las técnicas del boxeo y aprender a defenderme”, dijo Corral. “Me siento bien de aprovechar mi tiempo libre después de clases en algo que me va a ayudar en el futuro”.


LaBori Boxing Gym está ubicado en el 5440 E Grand Ave Suite 100, de Dallas

8 views0 comments

Comments


bottom of page